¿Qué herramientas incluye el kit de relojero?

¿Qué herramientas incluye el kit de relojero profesional?

El mundo de la relojería es un universo fascinante en el que se necesitan grandes dosis de paciencia, precisión y vocación. Quizás por ello conseguir ser un experto en el dominio del tiempo y su ritmo, no sea tarea fácil, sobre todo si nos referimos a esas piezas de colección, verdaderas joyas que pasan como herencia de padres a hijos y que siguen intactas con el paso de los años.

Pero además de las habilidades propias de unas manos expertas, también se requiere contar con un buen conjunto de herramientas específicas para esta tarea. No basta con adquirir enseres generalistas que puedan utilizarse en otras tareas, es necesario encontrar aquellos que han sido creados, tanto en materiales como en tamaño y precisión, para la reparación de piezas de relojería.

Por eso, antes de comprar cualquier pieza que se ofrezca en el mercado, es necesario conocer bien las características, de esta forma no fallaremos ni realizaremos una inversión baldía.

Pero ¿cuál es el mejor kit relojero profesional  y qué herramientas incluye?


Conjunto de herramientas básicas para relojería

Antes de entrar en pequeños detalles y herramientas más precisas, es necesario conocer cuáles son los enseres que suelen incluirse en los kits más básicos y cuál es su uso más elemental. No olvidemos que, desde la parte exterior hasta la zona más profunda, el reloj está formado por un sinfín de piezas, con sus ínfimos tamaños, y que necesitan cada una su herramienta específica. No todas sirven para lo mismo, ni todas pueden cumplir las necesidades que requiere su reparación.

Posiblemente, para relojes más sofisticados o piezas únicas, necesitarás completarlo con alguna herramienta más específica.


Herramientas según la reparación

1. Abrir y cerrar el reloj. Son esas herramientas, en distintos formatos, que te permiten abrir y cerrar el reloj según cual sea el mecanismo que emplee. Así, encontramos la típica llave Jaxa de tres puntas, abridores o útiles para abrir fondos y pelota de silicona para la tapa que se ajusta con rosca.

2. Herramientas o útiles. Son imprescindibles para poder manejar la maquinaria del reloj y deben ajustarse a todo tipo de piezas, por eso la componen una gran variedad de piezas como son destornilladores, pinzas, alicates de presión y corte, y un largo etcétera.

3. Correa del reloj. Suele ser bastante habitual que, en algún momento dado, tengamos que cambiar la correa de nuestro reloj o alterar su tamaño, bien porque se haya roto o lo hayamos recibido de una herencia y nuestra muñeca varía en grosor. Lo primero es determinar el tipo de correa, ya que de ello dependerá la herramienta que necesitaremos, puesto que no es lo mismo una correa de cuero que una de metal, por ejemplo.

4. Algunos repuestos. En el kit de relojero, también debemos encontrar algunas piezas de repuesto para el reloj. Pasadores para la correa de distintos tamaños, tornillos de varios grosores, juntas tóricas redondas y planas y que, además, puedan ajustarse a diferentes grosores, así como bridas para las pilas. Pequeños elementos que son comunes para la mayoría de piezas de relojería y que resultan muy útiles a la hora de su reparación.


Las herramientas de relojería a fondo

Destornillador de precisión 

Es la herramienta fundamental para cualquier relojero, tanto aficionado como profesional. Sin embargo, y dado que se trata de un enser que suele utilizarse en muchas ocasiones de la vida cotidiana, seguimos usando el que tenemos más a mano, aquel con el que destornillamos el mando a distancia de la televisión o apretamos los tornillos de la mesita de noche. Gran error.

Los destornilladores de relojero deben ser de precisión y exclusivos para ser empleados en la reparación de las piezas de relojería. No hay que olvidar que las piezas del reloj son sumamente frágiles y especialmente pequeñas, por lo que no servirá cualquiera. 

Es necesario que te asegures que el tamaño corresponde al tornillo que se va a manipular y que encaje a la perfección, de esta forma vamos a evitar desgastes innecesarios y que surjan problemas y accidentes al querer encajar una herramienta que no corresponde.

En un buen kit de relojería deben aparecer destornilladores con varios tamaños, distintas formas en la cabeza y, también distintas longitudes. En algunos casos viene un mismo mango y los distintos cabezales que se ajustan a esa pieza principal, con el fin de minimizar el espacio del kit y usar cada punta según sean las necesidades. Habitualmente los destornilladores de estos kits suelen traer destornilladores tipo AMSA.

Martillo y punzones para relojería 

Si tu reloj cuenta con una correa metálica, estas son las herramientas básicas que vas a necesitar para ajustarla. 

Por un lado tenemos el martillo, que permite manipular y golpear las piezas sin causarles ningún arañazo gracias a que su extremo está cubierto de plástico. Después, para golpear los pasadores que mantienen los eslabones unidos, utilizaremos los punzones que, a su vez, haremos golpear con el martillo. 

De igual modo que los destornilladores, existen varios tamaños y grosores que se ajustan a cualquier tipo de cadena o correa. 

Pinzas para uso en relojería 

Es otra de esas herramientas que, seguro, encontramos en la caja de enseres de cualquier hogar, gracias a que son muy útiles en nuestra vida cotidiana y, especialmente, para pequeños trabajos de bricolaje. Sin embargo, y tal como hemos explicado con los destornilladores, no todas sirven para reparar, o poner a punto, nuestro reloj.

Las pinzas de relojería son especialmente útiles para el manejo de las piezas y engranajes de la maquinaria del reloj. No olvidemos que se trata de pequeños elementos que resultan especialmente complicados de manejar. Las pinzas llegarán hasta donde nuestros dedos no alcanzan y sujetando con la presión precisa para evitar cualquier accidente o caída. 

Por regla general se recomiendan las fabricadas en acero inoxidable ya que ofrecen buena resistencia y a la vez son ligeras para manipular. En cuanto al tamaño, lo ideal es contar con dos: uno con las puntas más finas para manipular las pequeñas piezas, y otra con las puntas más gruesas para poder hacer presión.

La llave Jaxa

Es la herramienta fundamental para abrir las cajas de los relojes cuando necesitamos manipular su interior, tanto para una reparación, como un mantenimiento o para el cambio de pilas, sobre todo cuando el modo de apertura y cierre es a través de la rosca que se encuentra en el fondo.

Estas llaves llevan dos puntas que encajan, perfectamente, en la tapadera trasera del reloj. Ejerciendo un leve giro, la tapadera queda abierta, mostrándonos el interior y el mecanismo. Sin embargo, para que esto suceda sin problemas y, sobre todo, sin dañar el reloj, hay que fijarse bien en el lugar en el que están situadas las muescas, para que la llave pueda hacer su trabajo de forma efectiva y limpia.

Navaja abre cajas de reloj

De igual modo que hemos visto que necesitaremos una llave Jaxa para abrir las cajas traseras del reloj que se ajustan con rosca, la navaja especial para relojeros es la que abrirá esas tapaderas que van a presión. 

Como precaución, es importante que, al ejercer presión para abrir la caja, lo hagamos con cuidado y firmeza, así evitaremos rallar la superficie del reloj. En los relojes antiguos suele aparecer una muesca para poder abrir la tapadera con mayor facilidad.

Lupa de precisión para relojero

Es otro de los elementos claves para poder manipular, con seguridad, el reloj. No podemos olvidar que el mecanismo del reloj está compuesto por piezas especialmente pequeñas y que, en muchos casos, unas tapan a otras, por lo que tendremos que ir descartando capas para llegar hasta el fondo. Así que manejar todo este engranaje no supone una tarea sencilla.

Para poder ver con toda precisión estos pequeños elementos es necesario ampliar nuestro campo de visión, algo que se consigue gracias a las lupas de precisión, especialmente creadas para el mundo de la relojería. 

Según tus gustos y comodidad, puedes elegir entre una variada oferta de modelos. Las hay para tenerlas de pie, en la mesa de trabajo; por medio de una pinza acoplada a las gafas, en el caso de que las usemos; o a modo de diadema, ajustada en la cabeza. Esta última opción es la más cómoda, sencilla y viable, ya que te permite tener las manos totalmente libres. Además, suele llevar integrada una luz para que la visión sea totalmente perfecta.

Mini tornillo de banco

Para poder manejar bien nuestro reloj, ya sea para realizar un mantenimiento, cambiar la correa o las pilas, es importante que esté bien sujeto, con el fin de evitar movimientos que puedan dañar el mecanismo o romper alguna pieza. Es aquí donde entra esta pequeña herramienta, pero muy útil, que nos ayudará a mantener bien sujeto nuestro reloj y así poder manipularlo sin riesgos a un accidente.

La mayoría de ellos están realizados con materiales que no dañan al reloj cuando hacemos presión sobre él. Si bien cuenta con una parte metálica, que da firmeza, por otra está recubierto de plástico para evitar los daños. Además es totalmente ligero, y se puede llevar a cualquier lugar.

Lubricadores para el reloj: aceitera y aceitadores

Para que el mecanismo de un reloj funcione a la perfección, es necesario que se encuentre bien lubricado, de esta forma todas las piezas que crean una fricción, unas contra otras, para el funcionamiento, lo harán sin ningún problema y, además, evitando ruidos innecesarios.

Para ello es importante contar con una aceitera, que es el recipiente en el que tenemos el líquido lubricante; y varios aceitadores que son unas agujas que cuentan con una punta fina con la que acceder hasta los rincones más ocultos del mecanismo.

Fuelle de relojería 

Se trata de un pequeño soplador para eliminar las motas de polvo y suciedad que suele colarse en el interior del reloj y que puede acarrear distintos problemas.

Debido a la fragilidad de las piezas y precisión del mecanismo, no es aconsejable hacerlo con una brocha o soplando nosotros mismos, ya que podría causar algún desajuste en el mecanismo.

Pasta de rodico

Aunque no es una herramienta en sí misma, si nos puede resultar muy útil para limpiar nuestro reloj. Se trata de una masilla absorbente, inocua y que no deja ningún rastro. Es muy útil para eliminar cualquier huella que haya quedado mientras hemos estado manipulando las piezas del reloj, sobre todo aquellas de grasa y que puedan causar daño al mecanismo.

Desmagnetizador

Se trata de una herramienta con un coste especialmente elevado, por lo que no suele ser una de las primordiales, especialmente en el mundo de la relojería de aficionado. Muchos relojes se estropean porque están magnetizados, es decir, sus piezas han cogido carga magnética suficiente como para atraerse o repelerse unas a otras e impidiendo un buen funcionamiento. Esta herramienta las desmagnetiza una vez están limpias y preparadas para colocarlas de nuevo en su sitio.

Cronocomparador

Para saber que hemos realizado el trabajo con toda precisión y garantía, aquí tenemos una pieza que nos va a asegurar si así ha sido.

A través de la medición de los valores y rangos de precisión, el desfase de segundos, día, amplitud y alternancia, nos ofrecerá una gráfica si existe cualquier desviación y, por lo tanto, no hemos sido precisos a la hora de ajustar los tiempos. Se trata de una pieza bastante costosa, por lo tanto suele ser de uso profesional.

Y aquí os hemos contado cuáles son las herramientas fundamentales que incluye cualquier kit de relojero. Evidentemente, cada uno sabrá elegir las que mejor se adapten a su forma de trabajo, pero no olvidemos que un buen reloj es una joya que puede convertirse en eterna si la mantenemos de forma adecuada. En Comercial Kirman encontrarás una amplia variedad de Kit de relojero con todas las herramientas que te permitirás desarrollar tu profesión con total éxito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SUBIR