¿Qué es la joyería de autor?

¿Qué es la joyería de autor?

Con una sola mirada podemos saber si una pintura es un Dalí, las primeras notas identifican a un opus de Mozart y en la primera línea podemos reconocer la pluma de Hemingway. Del mismo modo, con tan solo una pequeña apreciación, podremos reconocer un Cartier o un Fabergé.

La joyería de autor expresa de una manera sublime, la intimidad y personalidad del maestro joyero, quien imprime a cada creación su sello personal e inmortal. Las herramientas para joyería, mezcladas con los materiales más preciosos y la genialidad del autor, se combinan de manera exquisita en una pieza que sobrepasa los límites del tiempo y espacio.


El proceso creativo en la joyería de autor

Es muy difícil clasificar el proceso creativo de un artista. Por lo tanto, tratar de definir cómo llega un artista desde el material crudo hasta una excelsa pieza, es en extremo difícil.

Cada artista tiene un proceso creativo único y diferente. Desde aquellos metódicos que esquematizan el trabajo con antelación, hasta aquellos que dejan que cada pieza les hable y se dejan llevar por sus instintos. Algunos incluso, entran en una especie de “trance creativo” y van dando los toques necesarios a medida que la inspiración va apareciendo.

Obviamente, no hay reglas escritas en la creatividad y el arte. Sin embargo, trataremos de dilucidar los procesos que pasan por la prodigiosa mente de un artista antes de crear una pieza de joyería de autor.

Graham Wallas, uno de los investigadores que más ha dedicado esfuerzos a entender los procesos artísticos y creativos, en su libro “El arte del pensamiento”, describe el proceso creativo como la capacidad adaptativa del genio ante los cambios del entorno.

Wallas, clasifica el proceso creativo en 4 etapas.

1. Preparación

Consiste en percibir y analizar el entorno, así como las diferentes situaciones que rodean a la obra. El artista procede a investigar, analizar y experimentar diferentes posibilidades para encontrar los modos de resolver la necesidad creativa planteada.

En este estadío, el artista considera las diferentes rutas que le pueden llevar a conseguir el mismo resultado.

2. Incubación

En esta etapa, el artista verifica la factibilidad práctica de la creación de la obra, como respuesta a la necesidad creativa planteada. Esta etapa, implica una interiorización material del problema creativo, conlleva una gran tensión emocional. Gran parte de las obras, son abandonadas en esta fase.

Solo aquellos artistas que logran desconectarse de las posibilidades fácticas y se concentran en la creación en sí misma, pueden avanzar.

3. Iluminación

“Bajan las musas”, suelen decir los artistas en este momento del proceso creativo. Es en esta etapa cuando se realiza la conexión entre los hemisferios cerebrales y el alma del artista hace “clic”, resolviendo las dudas generadas en la incubación y hacen posible la obra dentro de la mente del artista.

4. Verificación

Esta es probablemente la etapa más terrenal del proceso. Es aquí cuando el artista cuantifica recursos, espacio, fornituras para joyería, costes y todos los elementos materiales para poder elaborar la pieza.

Evidentemente, el proceso creativo, se ve afectado por un sinnúmero de factores que afectan positiva y negativamente el trabajo del artista. En el caso de la joyería de autor, el coste de los materiales, lo elaborado de las piezas y los requerimientos comerciales, afectan al proceso de manera diferente.

Una pieza musical o una novela mal ejecutada, sólo podría costar el tiempo y esfuerzo del artista. Un joyero pone en sus manos pequeñas fortunas en cada pieza que ejecuta, por lo tanto, la presión de su trabajo aumenta considerablemente.


¿Qué se considera joyería de autor?

No todas las joyas son consideradas piezas de autor, aunque hayan sido realizadas por los artistas más destacados.

Existen una serie de parámetros tomados en consideración para clasificar a una pieza como de joyería de autor.

Veamos cuáles son estos requisitos:

  1. No puede haberse empleado maquinaria industrial en el proceso de fabricación.
  2. Las herramientas de joyería empleadas, deben ser artesanales y/o semiartesanales.
  3. Se deben utilizar metales preciosos, los más usados son el oro, plata y platino. Aunque se utilizan otro tipo de metales en menor proporción.
  4. Las piedras preciosas utilizadas, deben ser de origen mineral como el diamante, esmeralda, zafiro y rubí. Se permite, del mismo modo, el uso de gemas de origen animal, como perlas.
  5. No se pueden utilizar procesos como baños electrolíticos. Se deben usar procesos artesanales de pulido, oxidación, esmalte, patinado o reticulado.
  6. Las piezas deben ser exclusivas, originales y llevar el sello del autor.

La joyería de autor se encuentra en la cumbre del trabajo del orfebre y joyero. Son piezas cuyos precios de venta pueden llegar a cifras astronómicas y generalmente pertenecen a colecciones privadas, realizadas bajo encargos especiales o parte de la exposición y portafolio de las joyerías más apreciadas del planeta.

 

SUBIR